Ayudar al niño disléxico

Para ayudar al niños dislexico es necesario un plan de refuerzo. Además es conveniente retomar el aprendizaje. Basándose en una serie de prinpios: Aprenzizaje sin errores, propìciar éxitos en  la tarea de volver a aprender. La s fichas serán un apoyo para variar y reforzar.

En el aula:

Mostar interés por el niño. el se siente inseguro.

Buscar un modo de trabajo para valorar sus progesos, sin mirar el ritmo de sus compañeros. Las faltas son inevitables no incida en ellas. Refuerzo en áreas específicas.

Atención individualizada. Decirle que puede preguntar.

Dividir la tarea en partes. Asegurarse de que comprende. A través de lo verbal comprende mejor.

La información nueva quizá haya que repetirsela varias veces debido a su problema de atención, memoria a corto plazo.

Ante las nuevas tareas puede requerir más práctica que un estudiante normal.

Quizá necesite más tiempo para organizar su pensamiento y expresarlo.

Se le puede ayudar para leerle sobre todo en los exámenes. Los padres suelen compensar leyendole  sobre todo en los primeros años.

La información a través del material escrito es muy dificil para él. Tanto como lo es para un ciego. Puede que lea un texto en voz alta, y no lo entienda.

Evitar la corrección sistmática de los errores de escritura. Sólo aquello que se esté trabajando.

Si es posible hacerle exámenes orales.

No cargarle con tareas pendientes, siempre trabaja más lento.

Hay que elogiarlos, no incidir en sus errores.

Darles oportunidades para mejorar su autoestima. Que aportaciones en clase.

Permitirle utilizar herramientas: calculadora, tablet, ...

 

El papel más importante en los disléxicos en el apoyo emocional y social. el niño debe saber que se le comprende y darle alguna explicación sobre sus dificultades. El mensaje es que no es "corto" de capacidad, que debe esforzarse, y que seguro que ha luchado much para llegar a donde está.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao