Comportamientos que Viste en tus Padres y Quisieras Cambiar

Quisiera comentar algunos puntos de un artículo del coach Rafael Adame, sobre la vivencia dada en algunas familias, que tienen la sensación de estar repitiendo con sus hijos, algunos comportamientos que vieron en sus propios padres. Una tendencia a repetir comportamientos vividos, que se da aunque se hayan aprendido cosas nuevas en el camino. Pero, es importante ir aprendiendo nuevas estrategias, para estar más de acuerdo con el propio estilo de vida.

Se trata de buscar la armonía con la propia forma de ser, y resolver de modo más adecuado esas situaciones habituales en que se ha de dar una respuesta. A veces surge el desánimo ante la propia tendencia a repetir patrones de conducta, que junto con los bienintencionados consejos de personas cercanos, familiares, acaban por complicar más la situación.

Algunos comportamientos que viste en tus padres y no pensabas repetir:

 

"Pide por esa boca cariño, que te lo daré"

 

Para compensar la falta de seguridad en los valores de lo que se ofrece a los hijos, o por sentimiento de falta de disponibilidad, por intentar compensar materialmente lo que tiene que ver con la calidad de la relación…se compran muchas cosas, o se da mucho dinero,…Lo que llena y educa es la calidad de la relación, no los bienes materiales.

 

"El profesor le ha cogido manía"

"El examen era demasiado difícil"

 

Ante la dificultad de educar en que asuman la propia responsabilidad a los hijos, se opta por culpar a algo o alguien externo. Son los hijos quienes deben recoger el testigo de crear su propio destino. Está en sus manos, no en las de los demás ir avanzando en la vida.

 

"Delegar en los niñeros digitales"

 

Muchas tareas y responsabilidades, al volver a casa, fatigados, están los hijos con sus necesidades y demandas….se puede vivenciar como otra tarea más a realizar, en vez de una oportunidad para desarrollar aspectos importantes de la personalidad: lo humano, la paternidad, el cuidado, poner límites,…Una opción: que los niños vean la tele, la consola, el ordenador,…Así se distraen!

"Ellos ya saben que les quiero"

 

Se da por sentado que los padres quieren a sus hijos, pero se lo dices? Ellos, y los padres también, necesitan saberse queridos, y escucharlo. Los mensajes de los padres son fundamentales para los hijos.

 

"Sólo entienden el castigo"

 

El castigo puede parecer una vía rápida para cortar con un mal comportamiento, pero lo único que se consigue es que se porten bien “delante de ti”. Para cambiar los hábitos hacen falta cambios más profundos, entender las causas, las necesidades, tiempos de diálogo,…propuestas alternativas,…

 

"Poli bueno, poli malo"

 

En la familia es conveniente que haya consenso y valores compartidos. Si cada uno de los progenitores da un mensaje muy diferente los hijos se desorientan. Es normal que haya cierta divergencia, que puede ser debatible. Pero si las diferencias son muy acentuadas, o se actúan boicots de uno a otro …es que hay algo más profundo que deber ser abordado por los padres!!! Entre ellos, sin mezclar a los hijos!!!

 

"Me saca de mis casillas"

 

Los hijos según van creciendo van teniendo sus propìos gustos, criterios, intereses,….y eso es necesario! Si no los compartes, o no te parecen adecuados, chillar no es el mejor modo de arreglarlo…Lo mejor no es dar pie a una brecha entre vosotros dando paso a la violencia verbal.

 

"Le entra por una oreja y le sale por la otra"

 

Los grandes discursos sobre el buen comportamiento no son efectivos. Se educa con el ejemplo, cuidando de las propias actitudes. Demuestra con tu propio comportamiento lo que está bien. Ten siempre preparado un buen argumento y escucha para ir entendiendo las causas de sus actitudes, y demostrando, dando argumentos,…

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao