Consejos para mejorar la inteligencia emocional

Un buen proyecto vital no depende solo solo del coeficiente intelectual. En el ser humano hay otros factores que influyen al hacer frente a los retos de la vida. Hay quien puede ver las situaciones desde otro prisma, sin bloqueos que obstaculizan el despliegue de nuestros recursos.

La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de esos factores emocionales que nos enriquecen o nos pertuban sin saber como manejar. So9n aspectos que podemos desarrollar en nosotros o ayudar a fomentarlo en nuestros hijos. Un conocimiento emocional que ayudará a desarrollarse mejor.

Conócete a tí mísmo: Saber por qué reaccionamos de determinada manera. Por qué pensamos con estos criterios. Conoce tus fortalezas y debilidades, para fortalecer las primeras.

Sé optimista: Es más fácil alcanzar el éxito y la felicidad. Para ello es necesario conocer tus cualidades y las de los demás., intenta sacar lo mejor de las situaciones diarias. Es importante el humor, convencido de que cualquier dificultad es una oportunidad para sacar lo mejor de tí mismo.

Fomenta tu curiosidad: es importnte una mente abierta. Escribe en un papel tus argumentos y busca la forma de entenderlos desde distintos puntos de vista.

La empatía:  TEner en cuenta a la persona que nos rodean, entenderlas. Y además preguntarnos: ¿Me gustaría a mí ser tratado de esa manera? ¿Qué haría yo si estuviese en su lugar?

Habilidades de comunicación: Intenta ser sincero, pero respeta la zona de confort del interlocutor para evitar llegar a zonas de conflicto. Se sincero, pero puedes fijarte en su actitud, sus expresiones no verbales para modular la comunicación.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao