Disciplina adecuada en el hogar

Es algo que preocupa a los padres, que todos deben ir resolviendo con el tiempo. Un concepto que debe de quedar claro es que sólo se "educa con el ejemplo", con los modelos que proponemos a los hijos. Hay aciertos y desaciertos, no se trata de mantener una disciplina férrea sino de ofrecer a los hijos un modo de formación en la responsabilidad de sus actos. Deben intentar que sus hijos sean responsables de lo que les concierne, de sus actos, si lo hacer serán recompensados, reconocidos, y si no lo hacen tendrán ciertas consecuencias.

Se trataría de una disciplina sin autoritarismo.

Dar órdenes pero no de modo amenazante, evitar: "Haz esto si no......!"

Desarrollar, y mosstrar hábitos sanos: orden, puntualidad, cumplimiento de tareas,...

La actitud y el lenguaje debe ser respetuoso, y sereno.

Poner consencuencias cuando se esté "en frio", mas calmados, y cuando se haya podido dialogar, explicar y dejar claro que es lo adecuado y lo que se espero del hijo.

Evitar las comparaciones con otros hijos

Ame (mucho) a su hijo tal y como es, no como usted quiera que sea.

Conozca la edad de sus hijo, y adecue lo que puede esperar de él

Sea ejemplo, es el principal modo de educar.

Defina qué quiere, sepa y reflexione sobre los valores que le interesa inculcar.

SEa claro, que su sepa lo que usted acepta y lo que no.

Sea firme, que sepan que usted no va a ceder ante sus caprichos. Deben saber que no siempre se puede conseguir todo lo que se quiere, o satisfacer todos los deseos.

Cree hábitos, y fije horarios: la disciplina empieza en casa, los padres deben organizarse para que aprendan a hacerlo los hijos.

Organice los espacios de modo adecuado, un lugar para jugar, otro para estudiar, cuidarlos. El niño debe responsabilizarse de mantenerlos bien.

Muestre las consecuencias de los actos inadecuados. Con alguna privación de algo que le satisfaga, o aumentando alguna responsabilidad de modo puntual. Nunca con agresividad física o verbal.

Corrija con amor. No es necesario gritar ni insultar para que el hijo aprenda. Distorsionarán la relación y el mundo interno de sus hijos.

Es mejor utilizar utilizar la sugerencia, de modo que el hijo tenga la oportunidad de decidir por sí mismo.

Nunca de órdenes para buscar su propia comodidad, deben de tgener un sentido

Utilizar en exceso la autoridad la desgasta.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao