¿Es sana tu relación de pareja?

En las primera etapas la relación es de color de rosa, todo parece ideal. Pero a medida que se consolida se puede convertir en algo muy diferente.

Una relación saludable debe tener:

Confianza: Es natural sentir algo de celos en algunos momentos, pero si estos son excesivos, y crean muchos muchos conflictos, falla algo.

Honestidad: si alguno de los miembros de la pareja miente, va deshaciendo los cimientos de la relación

Respeto: Aceptar los límites de cada cual, su propio espacio, y el del otro. Nunca, ni en los momentos de conflicto perder el cuidado del otro.

Buena comunicación: No guardarse los sentimientos hacia el otro, aunque le cueste escucharlo. Es importante poder hablar abiertamente, y abordar los conflictos que surjan.

Apoyo: Estar siempre al lado de tu pareja. Felicitarle sinceramente en sus éxitos, y ofrecerle lo que necesite en los malos momentos.

Igualdad: Deber haber un equilibrio justo entre ambos. No convertir la relación en una lucha de poder.

Tiempo para cada uno: la pareja no debe suponer una renuncia a actividaes propias, intereses, amigos de cada cual. Ese aspecto individual también debe mantenerse.

Las relaciones no saludables se caracterizan por: falta de respeto, accines controladoras y abusivas tanto físicas como verbales, celos obsesivos, manipulaciones, falsedades,..Cuando aparecen señales de alarma hay que poner límites, y si es posible buscar algunas soluciones, pedir ayuda a profesionales,...

Algunas señales que pueden alertar son:

Abuso físico, verbal, emocional: insultos, humillaciones, por supuestos golpes,...!!!

Obligar a tener relaciones sexuales

Preguntate a tí mismo/a:

Tu pareja se enfa da si no estás disponible?

Critica tu forma de vestir?

No te deja salir o hablar con amigos?

Te impide realizar actividades que te gustan?

Te levanta la mano cuando está enojado/a?

Te controla constatemente?

Te obliga a tener relaciones sexuales cuando no quieres?

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao