Formas de prevenir la agresividad infantil

La actitud más efectiva es la preventiva, hay algunas actitudes básicas:

Proporcionar al niño un lugar adecuado para vivir y aprender: Cuidar del espacio para habitar es importante. Intentar que el hogar sea un espacio armónico, con detalles creativos, con espacio para la imaginación. Un ambiente respetuoso, con silencio para poder estudiar, distribución justa de las tareas, y donde el niño pueda desarrollarse con naturalidad.

Aprenda a imponer la autoidad como padre o madre: Si el adulto tiene una actitud débil y no sabe decir "no"no será eficaz para tomar decisiones respecto del niño agresivo. Sin liderazgo el niño se siente perdido, puede aumentar su violencia precisamente demandando límites. Actuar con decisión, distraer al niño, ...que vaya cambiando su actitud,...

No hacer comparaciones: Para no despertar los celos respecto de los hermanos, o compañeros del aula.Hay que respetar y aceptar a cada niño por sí mismo, de modo que no quede dañada su auto-estima.

Hay que exigir esfuerzos y reconocerlos: Si los padres dan a los hijos todo lo que piden, sin exigirles nada a cambio, hace que se acostumbren a no realizar ningún esfuerzo. Hay que enseñarles a luchar por lo que se desea y brindarles reconocimiento por sus esfuerzos.

No es conveniente castigar demasiado al niño: El niño castigado con dureza en casa, aprende a frenar o disimular su agresividad ahí, pero fuera del hogar, en clase,.. da rienda suelta y puede ser mucho más agresivo que los demás niños.

Una reflexión: No hay límite para aprender, siempre hay algo que podemos corregir, desarrollar o crear.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao