Superar la infidelidad

Quiero comentar un artículo de Joles Luis Cano en referencia a la infidelidad. Señala que siempre supone una anomalía previa en la relación de la pareja, no surge de la nada. Por ello, supone un auténtico detector de que hay problemas serios y también puede ser una oportunidad de tomar conciencia de ellos y de resolverlos, una posibilidad de mejorar la relación. De ahí que se puede pensar que la infidelidad sólo destruye las relaciones malas: débiles, desgastadas, neuroticas,..pero pueden reforzar las relaciones basadas en la madurez y en el amor.

Es cierto que la persona engañada por su pareja sufre tres heridas: 1) Dolor por el abandono (celos) 2) humillación (autoestima herida) 3) rabia (rabia, deseos de venganza,..)

La cicatrización de las heridas exige un tiempo para que se vaya dando un proceso:

1. Expresar, desfogar las emociones que se han dado (dolor, despecho, rabia) no sólo ante la pareja sino ante familiares, amigos,...que acompañarán el dolor de la persona y le darán ánimo y consejo.

2. Ambos deben afrontar con valentía el suceso y analizar conjuntamente por qué se ha producido, cual es el sentido de la infidelidad: ¿Una huida? ¿¿Una sustitución? ¿Un narcótico? ¿Un castigo o venganza? ¿Una muestra de desamor o soledad?¿una búsqueda de algo que no es externo pero que se actúa? ...Es indispensable para poder prevenir futuras situaciones indeseables...

3. Resolver a fondo todos los problemas descubiertos, si se quiere, y se puede. (falta de amistad, comunicación, inmadurez, aburrimiento, desconfianza,  problemas sexuales, o con los hijos, emocionales de alguno de ellos o de los dos: narcisismo, depresión, agresividad, falta de autoestima, dependencia, posesividad, rigidez moral, ...).

Si ambos miembros de la pareja se aman, y con ayuda psicológica o sin ella, pueden hacer el recorrido que se les plantea, las heridas del engañado, y el sentimiento de culpa del infiel tenderán a desaparecer. Y esa crisis dolorosa puede suponer una oportunidad para el crecimiento personal de ambos, pudiendo incluso ser mejor la calidad de la relación. Si por el contrario estos procesos no se dan, de modo limitado, la herida puede seguir abierta y llevar incluso a la ruptura de la pareja.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao