Vencer las dificultades para cambiar

En general solemos ser un tanto resistente a los cambios, desde los más pequeños: cambio de mesa de trabajo, de horario,..Mucho más en el caso de grandes cambios laborales o familiares. Tanto nuestro cuerpo como nuestro estado psicológico expresa esta resistencia a cambiar. Pero podemos evitarlo:

Imagina el pero escenario posible: Hay que ser prudente con las expectativas, sobre todo porque muchas veces no se ajustan a la realidad. Puedes dejar tu imaginación que cultive el peor de los escenarios unos minutos, y verá que nos se corresponde a la realidad. Solemos aumentar las expectativas negativas y minimizar las positivas.

Toma conciencia de tu resistencia emocional: Solemos evitar las emociones, y las guardamos. Pero el hecho de no tenerlas en cuenta no significa que no existan. Es normal sentir inquietud, pero acertarlo es el mejor modo de que se pueda superar.

Cambia tu forma de pensar: Al principio son lógicas las resistencias, como al tirarse a una piscina, pero si se resiste poco a poco la situación cambiará, y empezarás a sentirte cómodo. Cuidado con tus pensamientos, ejercen una poderosa influencia psicológica.

Conoce la nueva situación: Muchas veces nos resistimos a algo de lo que ni siquiera conocemos como es. Percibir la nueva realidad ayuda a situarse mejor.

Concéntrate en los aspectos positivos: Toda situación tiene aspectos positivos y negativos. Cuidado con concentrarse en lo negativo, nos descolocará. Haz todo lo que esté en tu mano por ver lo positivo: incluso listas por escrito, comentarlos continuamente,....

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Bilbao