Alguños niños no consiguen superar el duelo

Uno de cada 10 niños no consigue superar el duelo tras la muerte de un familiar cercano.

El 42% de los menores que pierden a un ser querido necesitan asistencia psicológica para superarlo

La muerte de una figura paterna es una de las experiencias más angustiosas de un niño o adolescente.

La creencia generalizada de que los niños no padecen el duelo, ni necesitan que se les explique la muerte, choca de lleno con una realidad que no por evidente recibe una respuesta más adecuada por parte de la sociedad: la muerte de uno de los padres, incluso la de un ser querido muy próximo, es la vivencia más estresante que puede padecer el menor.

Tras la muerte de un ser querido, el duelo de los menores puede ir acompañado de problemas como rabia, ansiedad, sentimiento de soledad y desamparo, tristeza, fracaso escolar, trastornos del sueño,...Si bien la mayoría de ellos acaba superando el duelo con el apoyo de la familia y el entorno, existe al menos un 42 % de niños que tardan más en asumir la pérdida, pudiendo necesitar incluso de la ayuda psicológica de un terapeuta.

Además de la propia difucultad del niño, ésta se puede ver acrecentada por la respuesta inadecuada del entorno cercano.  Actitudes negativas como evitar hablar de la muerte del ser querido, o disfrazarlas con metáforas sin explicar el motivo real de la ausencia del ser querido, pueden llevar al menor a ocultar sus emociones al percibir el malestar en su entorno, con lo que se paraliza la normal evolución del proceso de duelo.

Oscar Espín Milikua
Psicólogo en Sestao